La Orden de los Cartujos

La vocación de las monjas cartujas

Etapas

La hospedería está abierta para las jóvenes que se plantean en la oración la posibilidad de una vocación a la Cartuja. Si en el transcurso de la estadía en la hospedería sienten una armonía entre el llamado del Señor, recibido en su corazón, y lo que comienzan a percibir de nuestra vida, eventualmente se les permite compartir nuestra existencia durante unos diez días, o hacer una experiencia más prolongada llamada “postulantado”.

El postulantado dura de seis meses a un año y permite familiarizarse aún más con nuestras costumbres. La postulante no afronta inmediatamente toda la austeridad de nuestra vida, sino poco a poco, según sus posibilidades. Sigue reflexionando ante Dios sobre su llamada.

En el caso de que, con el consentimiento de la comunidad, quiera perseverar en nuestra Orden, comienza su noviciado y recibe el hábito de las monjas cartujas.

En el noviciado

Se le dedica a la formación monástica un encuentro semanal de media hora, el cual está destinado a transmitir la tradición viva de la espiritualidad cartujana más que a proporcionar una mera enseñanza teórica.

Se les pide a las novicias que reciban con corazón de discípulo el carisma de san Bruno, vivido e interiorizado por la larga cadena de monjes y monjas en los nueve siglos que nos separan de él.

Los “Estatutos de las Monjas de la Orden de la Cartuja” transmiten este carisma y les permiten a las novicias profundizar en el “por qué” y el “cómo” de nuestro modo de vida. Su único propósito es el de hacernos caminar bajo la conducción del Espíritu, por medio del Evangelio, por el camino que lleva a Dios, y de descubrirnos la inmensidad del amor.

Las novicias leen también a los principales autores cartujanos y estudian sus fuentes en el monacato de Oriente y Occidente. Nuestros padres en la vida cartujana se inspiraron en los antiguos monjes que, a partir del siglo tres, se retiraron a los desiertos, principalmente en Egipto y Palestina: monacato primitivo oriental, especialmente centrado en la soledad y la pureza de corazón.

© 1998-2020 La Orden de los Cartujos • Contáctenos