La Orden de los Cartujos

Preguntas Frecuentes

Cuál es el origen y el significado del hábito cartujano ?

LA COGULLA CARTUJANA

La túnica era el vestido de todos. Los monjes se cubrían y abrigaban por encima con la cogulla, hecha de una sola pieza: una tela en forma de círculo con un agujero en el centro por donde introducir la cabeza, como el poncho sudamericano o la llamada cogulla gótica. Ésta se levantaba con los brazos por los lados. La cogulla, como el poncho o la casulla gótica, bajaba más por delante y atrás que por los lados, debido a la anchura de los hombros. La cogulla-poncho se cortaba y abría a la altura de los hombros para sacar las manos, por motivos prácticos. Esas rajas laterales fueron ampliándose, ensanchándose, abriéndose y por tanto la tela ante el pecho y la espalda reduciéndose, estrechándose. En vertical las aberturas laterales llegaban del hombro a la cintura. De la cintura hasta el fin de la cogulla quedaba tela, que pasó a ser la actual banda de la cogulla cartujana. Al terminar esta evolución la confección partiendo de una pieza única de tela se hizo más difícil, por lo tanto se comenzaron a confeccionar las diferentes partes por separado (delantera, trasera y costados). En la actualidad existen cartujas donde la cogulla termina en los hombros, igual que los hombros de la túnica, y otras donde es más ancha, cayendo en alguna medida sobre los hombros, pareciéndose así más al modelo original.

Luego de estas explicaciones sería de desear que el lector haya podido, si no comprender, al menos imaginarse la transformación de esta pieza de vestido.

Ciertas voces han sugerido una correlación entre la forma de la cogulla y la cruz. Dicha comparación es exagerada e históricamente injustificada. El simbolismo de las bandas con la ligación de los votos religiosos será racional mas no intencionado.

LAS MANGAS

Añadimos a cada puño de nuestras mangas una pequeña sobremanga (comúnmente llamada “manguito”), prendida con dos botones. La utilidad evidente es ocultar la suciedad inevitable en los puños auténticos. Las vestimos para ir al coro y las quitamos al entrar en la celda.

Su origen también es evidente: En el coro, en oración, el monje introduce las manos en las mangas, por eso estas son amplias (recuérdense las mangas amplias del hábito litúrgico de los cistercienses) y suficientemente largas. Para trabajar se recogían; al hacerlo quedaba el puño sobre la extremidad de la manga pero se ensuciaba, aun recogida. Por ello se separó ese puño o sobremanga y se añadió con botones para poner y quitar. El aspecto, sin embargo, permanece invariable hoy como antaño.

LA CAPUCHA

En una Europa que no es tropical, el cubrirse la cabeza es necesidad fisiológica, climatológica. Las clases más dignas usaban sombreros; las modestas, tela, cosida al vestido como capuchón o independiente como gorros. La norma estatutaria "ut vultus appareat" (“que se vea la cara”) deja en claro que el fin de la capucha era proteger la salud y no el recogimiento. Solo en raros casos litúrgicos se estipulaba cubrirse "ex toto" (“por completo”). Actualmente los hermanos sastres cosen el capucho como quieren y vemos las dos costuras.

Tiene el color blanco algún sentido en particular ?

En el primer milenio los monjes eran legos y vestían de negro; los clérigos vestían de blanco o se revestían para el culto (con lo que actualmente se conoce como “alba”). En el segundo milenio la clericatura entró en los monasterios y aparecieron los llamados “monjes blancos” (cistercienses, camaldulenses, premonstratenses, cartujos). Debe destacarse, sin embargo, aquí una diferencia: los cartujos no venían de la tradición benedictina sino canonical y por eso los padres cartujos se dedicaron a la copia ("manibus predicemus" dijo Guigo) en cuanto los de origen benedictino siguieron dedicados a la agricultura (padres trapenses hoy).

Nótese que el Cisma de Oriente coincidió con el nuevo milenio y por eso los monjes ortodoxos continúan de negro.

A qué hora comen los cartujos ?

Las horas exactas dependen del horario general de cada casa. He aquí algunos puntos de referencia :

  • Los monjes de claustro nunca toman desayuno, a diferencia de los hermanos que sí pueden hacerlo si lo desean. El horario depende de cada uno. A las monjas se les concede en todo tiempo del año a modo de desayuno una bebida y un trozo de pan.
  • El almuerzo se toma alrededor de mediodía.
  • La cena puede tomarse entre vísperas y completas, es decir entre las 17.30 y 18.30 hs. Según el tiempo podrá ser una comida normal ligera o una simple colación compuesta por pan y una bebida.
  • El motivo de cenar tan temprano es que también se acuestan temprano; es por esto que no toman cena en el sentido tradicional de la palabra.
Qué comen los cartujos ?

Los cartujos, tanto los monjes como las monjas, jamás comen carne. Esta es la única limitación total. Fuera de esto comen de todo, aunque con las restricciones propias de ciertos períodos o ciertos días. La más significativa es la abstinencia de lacticinios (leche, manteca, queso y derivados) durante el Adviento y la Cuaresma, así como también todos los viernes del año.

Los viernes, en unión con la Pasión del Señor, pasan a pan y agua y sal. Esta última estaba permitida en la Edad Media porque era el único estimulante para subir la tensión arterial; se compensaba así el bajón del ayuno. Si bien los monjes no lo sabían, notaban sus efectos y por eso estaba incorporada en la dieta.

Los cartujos son vegetarianos ?

No, dado que comen pescado. La abstinencia de carne, característica de la Orden, tiene una intención penitencial y no comporta un principio de rechazo a la comida de origen animal.

Se puede ser vegetariano en la cartuja ?

Un monje puede elegir no comer pescado o huevos, sin poder pedir por ello suplemento alguno. Es pues posible ser vegetariano a condición de no crear complicaciones a la comunidad al rechazar todo plato en el cual se encuentren rastros de comida animal. Un régimen vegetariano (que rechaza también los derivados de la leche) es incompatible con nuestra vida, ya que la salud no lo resistiría.

Se debe no obstante tener en cuenta que la vida monástica no es una vida de retorno a la naturaleza, y que esta clase de preocupaciones indica a menudo una mala interpretación de la vida cartujana. Si estas son demasiado predominantes constituyen una señal de una búsqueda de sí mismo más que de una búsqueda de Dios.

A pesar de su elección por la vida enclaustrada, es posible que un monje cartujo sea nombrado párroco, obispo o incluso Papa por alguna razón en particular ?

Un cartujo no podría ser nombrado párroco dado que la Orden es una orden exenta, es decir, que no está bajo la autoridad del obispo diocesano sino directamente de Roma. Un obispo no puede, por lo tanto, pedirle a un monje cartujo que sea párroco puesto que es contrario a su vocación. Por otro lado, al ser el Papa quien elige a los obispos, podría, en teoría, nombrar a un cartujo, lo cual ha sucedido muchas veces en el pasado. Hoy en día dicha elección resulta altamente improbable dado que un cartujo estaría mal preparado para afrontar las dificultades de la pastoral en el mundo moderno. Teóricamente los cardenales que eligen al Papa podrían elegir a cualquier bautizado aunque es aún más improbable que fuese un cartujo. Esto jamás ha sucedido.

Ha habido en la historia algún monje cartujo que haya sido nombrado obispo ?

San Hugo de Lincoln, San Antelmo (obispo de Belley), San Esteban de Die, el beato Nicolás Albergati (obispo y cardenal). El sucesor de San Hugo de Grenoble fue igualmente un cartujo, como este lo había deseado. Esta lista no es exhaustiva. Es necesario reconocer que todas estas son excepciones y que prácticamente no está en el espíritu de la Orden que un monje sea obispo, aunque no siempre se nos consulta nuestro parecer.

Ha habido en la historia de la Iglesia algún cartujo que haya sido Papa ?

No, nunca.

Si se diese el caso, como podría este observar los Estatutos cartujanos ?

Al igual que para un monje cartujo nombrado obispo, este sería dispensado de todas las observancias incompatibles con su estado, y quedaría librado a su propia conciencia todo juicio sobre lo que aún puede hacer. Para conocer un ejemplo concreto, consultar la vida de San Hugo de Lincoln.

Es posible que un monje cartujo sea enviado fuera del monasterio a ejercer su ministerio sacerdotal entre los fieles ?

No, es imposible, puesto que sería contrario a nuestra vocación. Las únicas excepciones son aquellas de los cartujos nombrados obispos. Dicen los Estatutos: “Como nuestro Instituto está ordenado enteramente a la contemplación, hemos de guardar fidelísimamente nuestra separación del mundo. Estamos, por tanto, exentos de todo ministerio pastoral, por mucho que urjan las necesidades del apostolado activo, a fin de cumplir nuestra propia misión dentro del Cuerpo Místico.” (Estatutos, 3.9).

Y en otro lugar: “Recomendamos a los priores la mayor reserva con respecto a las confesiones de personas ajenas a la Orden. A menos que exista la necesidad las excluirán por completo dado que esta clase de ministerio es incompatible con la esencia misma de nuestra vocación”. Si incluso en el monasterio las confesiones son consideradas como un ministerio incompatible con nuestra vocación, con más razón cualquier ministerio en el exterior.

© 1998-2019 La Orden de los Cartujos • Contáctenos