La Orden de los Cartujos

Presentación rápida

El enigma de la Cartuja

  • Los monasterios que no se visitan
  • Un licor famoso
  • Unos hombres escondidos
  • Lo que implica una vida poco conocida

A través de estas páginas podrás descubrir un poco más sobre nuestra vida…

La realidad de la Orden de la Cartuja

Los Cartujos forman una Orden milenaria, fundada por San Bruno..

Hoy en día, se compone de cerca de 450 monjes y monjas que llevan una vida solitaria en el corazón de la Iglesia, e incluye 24 casas distribuídas en tres continentes, viviendo la misma vocación contemplativa.

Monjes solitarios y contemplativos

Como todos los monjes, los cartujos consagran su vida entera a la oración, para trabajar por su salvación y por la de toda la Iglesia. Esta orden contemplativa se apoya de manera particular sobre tres elementos :

  • la soledad
  • cierta combinación de vida solitaria y de vida comunitaria
  • la liturgia cartujana

Monjes separados del mundo

« Separados de todos, estamos unidos a todos puesto que es en nombre de todos nos mantenemos en la presencia del Dios vivo. »
Estatutos 34.2

La soledad implica la separación del mundo. Asegurada por la clausura, esta soledad se concreta, entre otros modos, en :

  • Una salida a la semana, para el Paseo
  • Carencia de visitas
  • Sin apostolado exterior
  • No hay radio ni televisión

Cristo,
el Camino, la Verdad, y laVida

« Ego sum via, et veritas, et vita. Nemo venit ad Patrem, nisi per me. »

« Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida, nadie viene al Padre sino por mí. »

Jn 14, 6

« […] desde siempre, con el auxilio del Espíritu Santo, Cristo, Verbo del Padre, ha escogido hombres para que vivan en soledad y se unan a El por un amor íntimo. »
Estatutos 1.1

Para esto es que viven los cartujos.

La vida solitaria

« Nuestra ocupación principal y nuestra vocación es la de dedicarnos al silencio y a la soledad de la celda.[...] En ella con frecuencia el alma se une al Verbo de Dios, la esposa al Esposo, la tierra al cielo, lo humano a lo divino. »
Estatutos 4.1

Así, padres y hermanos viven una vida de oración y de trabajo solitario, los primeros en la celda, y los segundos en las obediencias.

Los Oficios y el trabajo se suceden según un ritmo inmutable, al paso del año litúrgico y de las estaciones.

La vida comunitaria

« La gracia del Espíritu Santo convoca a los solitarios para construir una comunión en el amor, a imagen de la Iglesia, que siendo una, está extendida por todas partes. »
Estatutos 21.1

Los cartujos no son completamente ermitaños. Las dos dimensiones (activa y contemplativa) presentes en su vida solitaria también se expresan de manera comunitaria: en especial con la misa conventual, el largo oficio nocturno, la recreación y el espaciamento.

La vida material

Si bien los cartujos están apartados del mundo, no viven sólo del espíritu. También ellos se ven en la necesidad de responder a los reclamos de la humana naturaleza, aunque con austeridad.

Los Hermanos se encargan de una gran parte de estas tareas. A los Padres les está reservada una parte de ellas tanto por ayudar a cubrir las necesidades materiales como para fomentar un buen equilibrio corporal.

Las rentas de la Orden están en buena parte aseguradas por la comercialización del licor, pero también por los productos de artesanía provenientes de algunas de las casas.

María,
madre y modelo de los Cartujos

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios
No desprecies nuestras súplicas en las necesidades,
antes bien líbranos siempre de todos los peligros.
¡ Oh Virgen gloriosa y bendita !

Sub tuum praesidium confugimus, Sancta Dei Genitrix,
Nostras deprecationes ne despicias in necessitatibus,
Sed a periculis cunctis libera nos semper,
Virgo gloriosa et benedicta.

© 1998-2018 La Orden de los Cartujos • Contáctenos